4.6.14

"TU PUZZLE"


Entro y salgo, voy y vengo, me acerco con sutil sigilo a la ventana, ayudada por los dedos de mi mano diestra. Y con la extremidad del anular y el corazón, abro un hueco por el cual pueden mis ojos penetrar en el recóndito mundo secreto de mi propia intimidad. 

Asomo silenciosa a la línea roja de la vida. De repente, sin sospecharlo, ni esperarlo, una luz brillante hace añicos mis retinas, y cegada por mi propio desconcierto, siento como mi cuerpo se desintegra por completo hasta quedar convertido en ceniza que con el aire se evapora esfumándose dispersa. 

Es entonces cuando lentamente, paso a paso, se reagrupan mis partículas como piezas de puzzle hasta dotarme nuevamente de alma, corazón y piel ungidas por el huracán, que procurando hacerme bailar al ritmo de su viento, cual sutil fragancia de anhelos, me transporta con destreza por los múltiples y singulares espacios-tiempos que fluyen por el firmamento.

Y me observo. Veo con asombro como las pedazos de vida se escabullen de cualquier par de ojos misteriosos. Miro con recelo a todo ser que a mis fragmentos se acerca.
Ellos suelen ser tan predecibles, que me indican claramente, tan solo con su presencia, los movimientos de sus intenciones. Y con la expresión de sus rostros lo que piensan, lo que buscan; y es así que me mantengo como puzzle en rebeldía, sin dar tregua o permitir que se acerquen a mi condición humana. 

Y es entonces que llega ese ente que no abandona jamás el juego, el que se mete de lleno logrando romper corazas, muros y resistencias, al no limitarse a completar tan sólo las esquinas del tablero. Es el que va buscando con ahínco cada una de los misterios, y con sumo cuidado los descifra con destreza en el lienzo, de mi cuerpo. Y en lo más profundo de mi centro.

Pero todavía no acabo de entender muy bien el porqué, me resisto intentando llevarlo al límite de su infinita paciencia, buscando que abandone su misión, escondiendo a conciencia pedazos clave de mi esencia, me remuevo y despisto poniéndolo todo de cabeza. Y él, erre que erre. No cede. No ceja en batallar.

y vuelves y sacudes
y buscas y preguntas
y tropiezas con la muralla de indiferencia que hace ya tiempo levanté
entre mi mundo y el mundo

Tus manos reacomodan sin descanso las piezas de mi alma, acurrucas este frío corazón entre tus dedos, le das calor, y guardas en su fuente un rescoldo de tu mente.

y te veo... y te pienso... y te siento

Y yo, asustada y temblorosa, me oculto nuevamente, sólo para darme cuenta de que tú me encontrarás, una vez más, fácilmente.
Me lleno de palabras contundentes que sacudes a conciencia.
¿Cómo puedo hacer, si plantaste en lo más profundo de mi ser, la semilla de tu esencia?.



Estás dentro de mí, acoplando tus sentimientos a los míos y aún así
tonta de mí : ¡¡ ME RESISTO !!

6 comentarios:

  1. POR MUCHO QUE TE RESISTAS ÉL SEGUIRÁ AHÍ,,, :)
    UN BESAZO VANY!!!

    ResponderEliminar
  2. Perfecta manera de describir unos sentimientos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Últimamente lo estás haciendo genial; solo quería que lo supieras



    No cejes... continúa dándote, así, sin remilgos
    MUACK

    ResponderEliminar
  4. Resistirse es una estrategia que suele funcionar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Resistir o no es ahí la cuestión...
    Yo es que la verdad resisto poco, no se si será cuestión de paciencia...
    Bello escrito nena.
    Me alegra verte de nuevo.
    Besosss

    ResponderEliminar
  6. Con tu permiso lo comparto en google. Besos

    ResponderEliminar