9.8.13

Fantasía sobre ruedas

Has intentado llevar un cachorrito en un auto, que aunque grande no deja de ser un auto?
 
 
 
Pues yo si lo hice, he llevado a mi Kai a que le pusieran su vacuna antirrábica, el pobre es un angelito, todo inocente y bello, tiene dos años y medio, es un labrador enorme, pero lo sigo viendo como mi cachorrito.
 
Subí a mi Kai al auto, en la parte del copiloto claro, le dije -Kai, debes portarte  bien, eres un cachorrito muy educado, así que te quiero sentadito y solo te moverás lo mínimo, ¿lo has comprendido?-, solo lanzó un estruendoso ladrido y di por hecho que lo entendía.
 
 
 
Puse en marcha el auto, a una velocidad moderada de 60 km/h, Kai experimentaba el viento en su rostro, en momentos se cubría los ojos con sus patitas y volvía a sacar su enorme cabeza por la ventanilla, de repente pone su gran pata en el control del cristal y automáticamente sube, mi Kai no tuvo la precaución de meter su cabeza y le quedó prensada en el cristal, y él con toda la desesperación intentaba jalarse hacía atrás para sacarla, pero su pata seguía en el control, grave error el no haberle puesto seguro contra niños, siendo que Kai iba de copiloto, como pude accioné el control y el cristal fue descendiendo, pero lo poco que bajaba con su pata Kai lo hacía subir, hasta que controlando mis nervios accioné el seguro contra niños y pude liberar su cabeza, Kai al verse libre, se  hizo hacía atrás estrepitosamente y con su enorme trasero accionó la palanca de velocidades y me lo puso en neutral, los autos desesperados me recordaban a mi santa madre y esquivaban el zig zag que mi auto iba marcando,  terrible sacar su enorme trasero de la palanca y muy enfadada, (no tanto como hubiera querido), estacioné el auto y lo hice descender del coche.

 
 
Tuve que nuevamente hablar  con Kai y explicarle que se había portado mal por ser un niño inquieto y como castigo ya no sería mi copiloto y sí iría en la parte segunda del auto, por aquello de las dudas accioné el seguro contra niños de la puerta y bajando un poco los cristales lo introduje en la parte trasera, a mi hermana la pasé a la parte delantera y así, entre sus sonrisas que más que nada parecían burla (de mi hermana) llegamos con el veterinario.
  
En la mesa de consulta, mi Kai ni tardo ni perezoso estaba contento con la jeringa, y presto a comerla, pero, era inyectada, así que mi Kai se quedó con las ganas, pero en señal de rebeldía ha dado con un movimiento de sus patitas una sacudida al brazo del veterinario y le hizo lanzar la jeringa muy lejos de su cuerpo, han tenido que prepararle una segunda inyección y solicitar ayuda de unos enormes sujetos que sostuvieron a mi Kai, cabe señalar que ni cuenta se ha dado del piquetito que le pusieron.



El regreso fue mas relajado que la llegada, mi  Kai desde el inicio en la parte trasera del auto y con todos los asientos a su antojo, la pasó feliz, no pudo sacar su cabeza por la ventanilla por tener los seguros en los cristales y al llegar a casa desciende feliz del auto, pero... va de nuevo para arriba, ¡ no !, imposible, no mas viajes en auto con mi cachorrito, dentro de unos meses que le vuelva a tocar la vacuna, tomaré la precaución de que el veterinario como siempre vaya a casa a vacunarlo, que con eso de que toman vacaciones nos complicamos los que tenemos cachorritos grandes.
 
Besos enormes a todos y muchos más para los que tienen mascotas a su cargo, cuiden de ellos que son preciosos, todo un encanto.

 

8 comentarios:

  1. Soy un gran amante de los perros y tuve unos cuantos¡No sabes cuanto me has hecho reír!
    Feliz fin de semana para ambos Tú y Kai .
    ¡Besos también para los dos!
    André

    ResponderEliminar
  2. A MI PERRO LE ENCANTA PASEARSE EN COCHE,,, Y SE ESTÁ MUY QUIETECITO...
    LE ENCANTA IR A LA PELUQUERIA CANINA,,, PERO IR AL VETERINARIO ES UNA ODISEA, HAY QUE LLEVARLO A RASTRAS Y TRAS LA VACUNA SE PASA UNOS DIAS ENFADADO,,,, JEJEJEEJE...
    AUNQUE SE LE QUIERE MUUUUCHO....
    UN BESAZO VANY!!!

    ResponderEliminar
  3. Feliz Sabado, bello perrito

    ResponderEliminar
  4. Solución, que tu hermana vaya atrás con Kai.

    Besitos dulcesitos para ti, para Kai sólo palmaditas en la cabeza. No muerde, no?

    ResponderEliminar
  5. Muy buena solución pero yo no tengo perro :(

    Sigo tu precioso blog y espero que hagas lo mismo con el mio www.gabusiek.blogspot.com
    un beso

    ResponderEliminar
  6. Yo tengo mascotas¡¡

    Me gustó tu post.

    un abrazo, belleza en él.

    ResponderEliminar
  7. Ao passar pela net encontrei seu blog, estive a ver e ler alguma postagens
    é um bom blog, daqueles que gostamos de visitar, e ficar mais um pouco.
    Eu também tenho um blog, Peregrino E servo, se desejar fazer uma visita
    Ficarei radiante,mas se desejar seguir, saiba que sempre retribuo seguido
    também o seu blog. Deixo os meus cumprimentos e saudações.
    Sou António Batalha.

    ResponderEliminar
  8. q bonita historia, me recuerda a mis cachorros cuando los saco en el auto...siempre hacen alguna travesura!!pero son tan lindos, q se les perdona todo!!! ....saludos!!

    ResponderEliminar