27.5.13

Mi comodín, mi recuerdo

Necesitaba un buen recuerdo, algo que me hiciera alejar la triste decepción que me provocaste, triste bienvenida me encontré al regreso de mi viaje, y busqué en mi interior algo que me ayudara a sobrellevar la crueldad a la que me vi expuesta, imposible, siempre regresaba ese mal momento.

Me refugié en los brazos de quien siempre tiene para mi una sonrisa en los labios, ella, mi mejor amiga, y entre su abrazo cálido y sincero, me perdí, y escudriñando en lo profundo de mis recuerdos, encontré el aliciente  que necesitaba para olvidarme de quien no merece la pena que se le tome en cuenta.

Mi recuerdo.


La impuntualidad de algunas personas es enfermedad crónica, el problema con eso es que pagamos justos por pecadores, y allí estábamos las tres amigas, en el auto esperando que la cita programada se llevara a cabo, nada pasaba, y las once se volvieron doce, y nada sucedía, los minutos se hicieron largos.

Qué hacer cuando te sientes impotente por no poner solución a las diferentes situaciones en las que intervienen los terceros?, sencillo, o te enfadas y te marchas (sabiendo que tienes que regresar) o simplemente sabes que nada puedes hacer y tomas las cosas de la mejor manera.



Dentro de toda la incomodidad de la espera, Marisa estaba en el asiento trasero del auto, sentada y algo aburrida toma su guitarra y empieza a tocar dulces melodías, el ambiente se creo, la sonrisa en nuestros labios se dibujó y entre cantos y risillas lo mañana amenizamos, sonreímos y cantamos, reímos y disfrutamos, entre charlas y bromas el tiempo se detuvo, la alegría había regresado, al igual que la persona impuntual y con ello nuestro pequeño concierto dimos por pausado.

La cita se llevó a cabo, no sin antes lanzar un reproche por tanta informalidad, las cosas se resolvieron y volvimos al auto, y el concierto siguió, divertidas en el camino de regreso, un maravilloso recuerdo que me hizo alejar de mi mente los malos sentimientos.

En ocasiones las diferentes situaciones nos obligan a plantarnos delante y decidir si una mala actitud de terceras personas te desaniman o sacas de tu vida lo bello y te afianzas a eso para seguir caminando.



"Cada que entro a google buscando una imagen, siempre me llevo una desgradable sorpresa al ver tanta violencia publicada, mientras pueda evitarlo lo haré)

10 comentarios:

  1. Los buenos momentos y simples son los que importan, no aquellos que nublan la razón.

    Besitos dulcesitos.

    ResponderEliminar
  2. QUEDEMONOS SOLO CON LOS BUENOS RECUERDOS Y OLVIDEMOS TODO LO MALO...
    UN BESAZO VANY!!!

    ResponderEliminar
  3. Siempre la positividad del buen recuerdo, es mucho más agradable... siempre. La canción un lujo. Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  4. La vida ya nos muestra su lado más cruel, a veces, es bueno refugiarse en los buenos recuerdos.
    Cariños....

    ResponderEliminar
  5. Excelente post Vany, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar tu Blog.
    Te invito al mio, seguro que te gustará:
    http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar
  6. Buen recuerdo niña :), siempre sacarlos cuando se necesitan

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me gusta lo que escribes...

    Es una buena idea, hoy yo necesito ese recuerdo de comodín...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. No soporto la falta de puntualidad.
    No puedo con ella.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. A veces son mejores los recuerdos que han nacido de lo improvisto que los que solemos planear... Amigos, canciones, espíritu joven y muchas horas por delante, ¿qué más se puede pedir?

    Un abrazo,

    Sam

    ResponderEliminar
  10. Los recvuerdos malos muchas veces son lo único en esta vida que nos hace aprender. No creo que haya que olvidarlos del todo. Me encantó tu blog=) Pasate cuando quieras por el mio. Un saludo.

    ResponderEliminar