26.3.13

Como el periquito


(Hoy no adorno mi relato ni con florecitas ni con figuritas, estoy muy enfadada)

Algo andaba mal desde la noche, mis ganas se habían perdido en el transcurso del día, odio que los profesores nos traten como bebitos, que deseen aprendamos un libro de 500 hojas como el periquito (en realidad el tamaño no importa, pueden ser 10 y mi enfado viene a ser el mismo), no, eso no va conmigo, a mi me gusta la lectura, me gusta entender y expresarme de acuerdo a lo entendido, pero no, hay profesores para todos gustos y sabores.

Me estaba resultando tedioso el dichoso libro, (la tomé contra él), y no es que se me complique aprenderlo, pero no es mi deseo hacerlo, nada podía hacer, el examen lo programaron por vía Internet para el día siguiente a las 7:00 am, que remedio, me dediqué a memorizar, (mas por fuerza que por ganas), me viene fatal y me la paso quejándome por todo, en ese momento que estaba en el pico alto del enfado se le ocurre a mi cel enviarme una notificación, a lo que sin leer acepté, (cosa que nunca hago o mejor dicho, nunca hacía), me cambió la hora y sin deseos de meterme a corregir, así lo dejé, antes de dormir le pedí a mamá que me despertara 4:45 am., sería el tiempo justo para la ducha, el arreglo, desayuno y un repaso antes de salir rumbo a mi calvario (el examen).

La sensación de depender de otros para despertar es desastrosa, pasé la noche intranquila, despertando a cada rato y llego un momento en que me vi levantándome de cama y haciendo mis deberes, cuando estaba por desayunar (con el libro en la mano), se enciende la luz de mi recámara, era mi madre indicándome que era la hora señalada, ¡ no puede ser !, todo había sido un sueño, me pongo en pie molesta y decidida a darle una lección a mi querido profesor.

Presenté el examen, obvio mis notas como siempre, pero con el firme propósito de no permitir lo que consideré un abuso de parte del maestro.

Estamos en juicio, voy en la segunda instancia, (porque aunque no me lo creo, ha apelado, eso es tener mucha cara dura), estoy próxima a ganar, (seguro habrá expulsión y una vacante que espero sea aprovechada por alguien que si tiene el interés de enseñar y aprender), pero nada puedo hacer, cuando la gente no hace bien su trabajo y eso repercute en tu propia tranquilidad, tienes el valor civil de hacerlo que se reforme o se pierda en el camino.

Yo no estoy dispuesta a permitir que cualquier hijo de vecino venga a arruinar mi futuro, soy dura, insensible  inflexible?, no, no lo creo, solo soy justa, y ofrezco al igual que exijo lo que corresponde.

Edito:

Pasamos a la segunda instancia, el juicio interno fue reñido, en extremo, siendo sus testigos fieles amigos de diversión  me vi en la necesidad de demostrar los hechos, en obvio que en cuanto a tecnología se refiere los jóvenes llevamos delantera, miles de kilómetros adelante (no a todos, aclaro), tuve a bien la precaución de hacer unas tomas con mi cel y pedir a mis 22 amigos hicieran lo mismo, no hay error posible cuando se trata de defender lo justo, y lo justo es que cada quien haga lo que le corresponde.




7 comentarios:

  1. Lamento lo del profesor
    pero al final en que quedó todo
    besos y estoy con vos

    cariños totales, llegate a mi blog y veme y contame
    Carmen

    ResponderEliminar
  2. DURO CON ÉL, QUE NO SE SALGA CON LA SUYA,,, QUE HAY MUCHOS PROFESORES BUENOS QUE ESTAN EN EL PARO,,,, MIENTRAS OTROS QUE EJERCEN NO SIRVEN NI PARA TACOS DE ESCOPETA.

    NO TE RINDAS NUNCA, UN BESAZO VANY!!!

    ResponderEliminar
  3. Dejó de ser mi profesor Carmen, ha sido suspendido en forma permanente, pasaré a conocerte

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Duro con quien no haga su trabajo chico Sombrío, como bien dices, hay muchos que están en espera de una oportunidad

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Cierto, lo justo es lo justo, y hay que hacerselo saber sea quien sea que intente cambiar eso.

    Besitos dulcesitos en su medida justa :)

    ResponderEliminar
  6. Feliz Semana Santa. Besos

    ResponderEliminar
  7. Los verdaderos maestros enseñan más que con palabras, con ejemplos.

    Buen relato Vany querida.
    Felices Pascuas!

    ResponderEliminar