17.2.13

Lección de vida



En alguna ocasión llegaba mi madre de su clase de spinning y al verla agotada y sonriente (eso siempre lo hace) empecé a bromear con ella, es sencillo spinning, cómo es que te cansa?, prueba y luego hablamos, fue su respuesta, me parece bien, quedamos al día siguiente en que la acompañaría a una de sus clases, adoro los retos, me motivan, así lo hice, me preparé y a las seis de la mañana estaba en pie de guerra con mi madre.

Llegamos al lugar, había de todo, mujeres mayores, chicas de mi edad, de la edad de mi madre, cómo ponen a todas en la misma clases?, no puedes mezclar tanta edad, las mayores no podrían con nuestra agilidad y resistencia, todas ellas (las chicas de mi edad), son nuevas, su primer clase, estamos reclutando a la juventud y así las alejamos de otras actividades que pueden no resultar provechosas para su salud, me decían.



Todas empezaron a prepararse, yo sólo veía, manos por aquí, acomodo por allá, subir o bajar asiento, adelante o atrás, en fin, y entonces dije, y yo, qué hago?, esperar niña, en un momento te vienen a ayudar, no pasó mucho cuando viene la instructora, nueva verdad?, si, primer clase, respondí, me explicó cómo medir, como probar y en qué posición debía quedar, el no forzarme y me dijo estaría al pendiente para evitar que me lastimara, también me dijo, al final estarás cansada, dolorida,  te recomiendo tomar...

No !!!, la interrumpí, para nada, esto no me hace nada, es una clase de juego, vi su media sonrisa, trataba de mantener sus labios serios, aunque le estaba costando, al marcharse, doy vuelta con mi madre que había quedado en la bicicleta trasera, y solté mi clásica, "esto no me hará nada".

Dios !!!, que aguante de personas, es agotado, cansadísimo, estoy que muero, pero no debo darme por vencida, nunca lo hago, así me pasé los cincuenta minutos de clase, ratitos a pie y ratitos andando, como suele decirse, estaba muerta, al tratar de bajar de la bicicleta, sentí una mano detrás, cubría mi cintura, era mi madre, sonriendo me dice, espera cinco minutos, luego bajas con cuidado, así lo hice, pero al bajar las piernas no me obedecían, que dolor sentí, la instructora viene y me pregunta cómo me siento, perfecta, toma un par de aspirinas niña, las vas a necesitar, claro que no.



Salí del lugar, me faltaba sentir la seguridad de que mis piernas no me fallarían, intento subir al auto y caigo en seco en el asiento, por alguna extraña razón, siempre que nos sucede algo así, volteamos a  todos lados para ver si alguien nos observa, mala decisión, tenía a mis fieles espectadores viendo mi caída, pero contrario de lo que pensé se reirían de mi, sólo me dijeron, ánimo, mañana vuelve, te sentirás con más fuerza.

"Siempre se aprende algo nuevo, y es cuando nos damos cuenta que fue un día productivo, que ha valido la pena, fui un tiempo a las clases y siendo sincera, nunca pude seguir el ritmo de mi madre, vamos de ninguna de las que seguían la clase, hoy estoy en receso, por mis estudios, trabajo y algunas personas que tengo bajo mi cargo, espero volver pronto, son excelentes esas clases, te agotan a tal grado que disfrutas en demasía la ducha relajante y te inyectan energía para continuar tu día".

Besitos

7 comentarios:

  1. Buena lección te dan ;) para que sufras jajajaja

    Besitos dulcesitos y linda semana.

    ResponderEliminar
  2. Si que eres un malote, y mira tú, que aún falta la segunda parte, esa de "para rematar" :)

    Besitos dulcesito, ya habrá tiempo de divertirme a tu costa :P

    ResponderEliminar
  3. Hay que empezar poco a poco.
    Si lo haces así verás como aguantarás el ritmo cuando pase un tiempo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Sí, sé de lo hablas...
    por eso nunca estoy en forma!
    Buena experiencia, pero vale más la perseverancia.
    Abrazos linda amiga y a seguir...

    ResponderEliminar
  5. Sabes mi Torito?

    Yo me propuse y fui perseverante, y seguí resistiendo, poco a poco tenía que ganarle esa batalla al spinning y siempre, siempre hice mi fiesta aparte, llevaba mi propio ritmo, tranquilo, pausado, difícil ese deporte.

    Besitos Mi Torito tierno

    ResponderEliminar
  6. Génesis

    Amiguita, mmm, nos retamos mutuamente, así lo conseguimos porque lo conseguimos, o no?

    Besitos señorita

    ResponderEliminar
  7. SIEMPRE NOS PASA IGUAL ,,, YO PUEDO CON ESTO Y CON MAS,,, Y NO HACEMOS CASO A LOS VETERANOS Y LUEGO LAS AGUJETAS NOS MATAN, JEJEJEJE...
    PERO QUE PLACENTERO ES HACER EJERCICIO.
    UN BESAZO VANY!!!

    ResponderEliminar