15.2.13

De los errores, los sabores

Esta historia es parecida a otra que ya había contado, sólo que en esta ocasión Marissa se ha quedado con la tutela de su pequeña hija Angelica


Eran las seis de la tarde, la casa estaba tranquila, apenas unas suaves pisadas y una risilla traviesa, la de mi hija Angélica 

La discusión con mi hermano se intensificó, no aceptaba mi divorcio, pero menos mi matrimonio con su mejor amigo, me llamaba de lo peor, tonta, falta de conciencia, callejera, nunca entendí el motivo, hasta ese momento, mi esposo resultó ser homosexual, mi matrimonio duró cinco años, me casé chica, apenas de dieciséis, con un embarazo de tres meses, mi hermano no fue a mi boda, de ahí empezaron los problemas, las agresiones, las múltiples discusiones, ahora lo entendía, sin darme cuenta había estado en medio de una discusión de pareja, yo sólo fui el instrumento de venganza de mi ex para con mi hermano, vaya par, destrozaron mi vida y ahora mi hija crece con una madre soltera.

Cómo explicarle que su padre y su tío llevan una relación?, seguro con la mayor sutileza de que soy capaz y siempre clara que debe amar y respetar a su padre y tío.

Mi hermano la lleva contra mi en todo, me ve como su peor rival y hace de mi vida un pequeño infierno, vivo con mis padres, tengo veintiún años y una hija de cinco.

Las voces se han elevado, mi hermano tiene una expresión de tanta ira contra mí, que me ha dado temor y decidida, tomé a mi hija y salí de casa, daba vueltas por la ciudad tratando de calmarme, nada daba resultado, le llamé a mi madre y le conté todo, ella mostró su asombro y me pidió esperara a que me regresara la llamada, así lo hizo, en total y absoluto descontrol me ha pedido no regresar a casa, al minuto de haber terminado con mi madre me llama mi padre y me dice lo mismo, no deseo verte más.

Estoy sola, con una carrera a mitad del camino, una hija que requiere atención y múltiples pagos que hacer y cosas por comprar, mi mejor amiga de la universidad me ha prestado una de sus casas, está amueblada y los servicios pagados, debo dejar los estudios y ponerme a trabajar para alimentar a mi hija, no deseo regresar con mis padres y mi ex, se ha desentendido completamente de su responsabilidad, a pesar de que está obligado a hacerlo, pero tiene influencias, y aquí eso tiene mucho peso.

Estoy tratando de salir adelante, tengo el apoyo de mi amiga y la total confianza en que puedo hacerlo, sin volver la vista atrás, mi pequeña me necesita y estoy para velar por ella, por su bienestar.

Cualquier cosa carece de importancia cuando siento los bracitos de mi pequeña Angélica rodear mi cuello, sus manitas enredarse en mis cabellos, sus labios pegarse a mis mejillas, dejarme húmeda por sus besos y esas palabras que salen de su tierna inocencia cuando me dicen "Mami, te quiero".

"En México, el cometer el error de un mal matrimonio y verte en la situación de Marissa, sólo te hace más difícil el camino, generalmente vuelven a la tutela de los padres para seguir teniendo el respeto de las personas, si se ven solas, desafortunadamente las ven como mujeres fáciles, espero pronto cambie esa actitud retrograda, machista y antisocial, nada que agregar, sólo el deseo de que ambas salgan adelante, por mi parte, cuentan con mi ayuda en la medida de lo posible".

Historia real, actual

10 comentarios:

  1. Los pequeños detalles son gestos inesperados por los que este mundo sigue en pie.Happy Saturday

    ResponderEliminar
  2. Hola:
    Vine a retribuir tu visita a mi espacio, me encantó el comentario que dejaste, no siempre me llegan así.
    Y agradezco que hayas venido de la mano de una amiga tuya, pues esa misma mano me trajo hasta aquí.
    Para los que estamos acostumbrados a escribir sólo ficción, historias como ésta, real y actual, nos sorprende más. La vida real está llena de literatura, de todos los géneros.
    Te dejo un gran abrazo, espero que estemos en contacto.
    HD

    ResponderEliminar
  3. Ya lo creo amiguita, los pequeños detalles hacen los grandes momentos

    Besitos Marylin

    ResponderEliminar
  4. Hola Humberto Dib

    Me encanta tu visita y permanencia, aquí lo que encontrarás son historias reales y algo de humor que no debe faltar en nuestras vidas.

    Bienvenido, por aquí te espero amiguito, ya sabes el camino a mi espacio

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. NO COMPRENDO ESA MENTALIDAD DE DEJAR A UNA MADRE CON SU HIJA ABANDONADAS POR NO SALIR BIEN SU MATRIMONIO,,, PERO LAS MADRES SON FUERTES Y LUCHADORAS, CONFÍO EN QUE MARISSA LOGRE SALIR ADELANTE.

    UN BESAZO VANY!!!

    ResponderEliminar
  6. Hay historias de vida tan increíbles como la tuya, y es cuando la fuerza de una madre y el amor por su hija cobra mayor valor ante lo adverso.

    Besitos dulcesitos, ración triple ;)

    ResponderEliminar
  7. Si no la comprendes, es porque no estás de acuerdo con ella y eso habla bien de ti

    Besitos chico sombrío

    ResponderEliminar
  8. Qué te digo dulcesito?, sigo con comprender que los padres dejen a la deriva a los hijos, más en la situación de inseguridad que nos invade

    Besitos en doble ración :P, luego te emocionas

    ResponderEliminar
  9. Creo que las madres debemos dar el apoyo al 100% a las hijas en este tipo de situaciones, mm..no logro entender lo contrario como en este caso.. Sea como sea sé que esta chica sabrá salir adelante porque el amor de su pequeña le dará la fuerza necesaria.

    Buen domingo Vany.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Tampoco logro entender el comportamiento de la madre de Marissa, el amor de su hija le dará fuerzas, pero, también hay mucho en contra para que logre salir adelante sola, esperemos con el apoyo de quienes la queremos se pueda

    Besitos Lolis, bienvenida

    ResponderEliminar