31.1.13

El chico guapo

Acomódate y toma una taza de café, un relato largo, pero vale la pena
en serio, te lo recomiendo, sucedió en un lugar común y a la vez especial
Mi tierra, mi amiga, su ingenuidad y un poco de juego mío


Vas en el bus escolar y de repente alguien hace el alto, se sube ese chavo mega guapo, que te impide dejar de verlo (mezcla de tantos artistas y a la vez de ninguno), que horror cuando pasa su vista panorámica y se da cuenta que estás que te derrites, casi casi te descubre con la boca entre abierta y la mirada perdida en ese rostro divino.

Lucía y yo, Martha sentadas casi a distancia media de la puerta de acceso vemos como ese monumento se aproxima con ese caminar pausado, los audífonos de los cuales se alcanzaba a percibir una suave melodía, chaqueta con capucha que caía en forma desgarbada por sus hombros, jeans en color azul y mocasines, su mochila pequeña al lado derecho de su hombro y en su mano el celular del cual salía el cable de los audífonos que adornaba sus lindos laterales.

A su paso cerca de nosotros se percibía un suave aroma a sándalo, mmm, es una delicia comenté, el hombre perfecto, en ese momento, el joven de nombre desconocido selecciona un asiento en el lado contrario a nosotras y justo delante, al instante y sin ningún apuro, deja caer de forma estrepitosa su cuerpo sobre el asiento, ups, volteamos a vernos con carilla de asombro y una sonora carcajada que no dejábamos salir, solo presionábamos los labios para contener la risa, no importaba el chavo lo valía, estaba guapísimo.

Así sucedió cada miércoles por un mes, ya después de tanto verle, a mi me parecía de lo mas normal, nada fuera del otro mundo, en cambio Lucía seguía de capa caída por él, quiero conocerlo, anda Martha preséntamelo, y cómo?, si yo no lo conozco, además Lucía, estudia en la misma universidad que nosotras, si tanto te interesa busca quien lo conozca y dile que te lo presente o ve tu misma.

A esas alturas ya Lucía divagaba, estaba tan desesperada por conocerle que fraguó un plan, claro con mi ayuda, esas dichosas apuestillas de, "A que no te atreves", claro que si, lo hago, pero qué?, sencillo Lucía, te explico.

Vas a ir hacía donde está él y te plantas delante, que se de cuenta de tu presencia y le dices, "Hola soy Lucía y quiero conocerte", no!!!, cómo crees que haré eso?, pensará que soy una chica fácil, bueno,  si no te convence pasemos plan B

Plan B. llegarás nuevaente donde está su asiento y te paras delante, le dices, "Oye, un favor, es que sabes, no encuentro mi cel, podrías llamarme para cuando lo escuche lo pueda encontrar, porfa, si?", Lucía que es algo ingenua dijo, si, es buena idea

Lucía se arma de valor y antes de que pudiera detenerla se planta frente al chico guapo, habla un momento con él, yo desde mi asiento sólo vi lo que más adelante sería obvio para todos.

Primer error, su yo interno la traiciona
"Oye, chico guapo, me puedes hacer un favor?"
Segundo error, ni siquiera se da cuenta de su error

Con una media sonrisa el chico guapo le responde, "por supuesto, qué necesitas?"

Tercer error, "Puedes llamarme a mi cel, es que no lo encuentro, así con el sonido lo localizo, porfa si?"
el chico guapo intentó decirle algo pero Lucía no lo dejó terminar, los nervios la traicionaban
el chico guapo accede y le pregunta, "Cuál es tu número de celular?"
Cuarto error, "No me lo sé, ah pero espera que te lo localizo", y en ese momento salta el primer error, Lucía traía el celular en su mano, pero, no se da cuenta de ello, ya sabemos, los nervios la traicionan,
Mira, mi número es el XXXXXXXXX722, (se lo muestra en la pantallita del celular)
el chico guapo intenta decirle lo que ya es demasiado obvio, pero ella le insiste en que le llame, a lo que el chico guapo accede y en ese momento marca el número que le ha dado Lucía, y nada, Lucía no escucha que su celular timbre, hubo un error dice el chico guapo, me has dado el número equivocado, (o es acaso que lo ha equivocado con plena conciencia?), mira, vamos a comprobar dice Lucía y vuelve a localizar su número dentro del listado que tiene en su celular, haber, es el número XXXXXXXXX722, ah ya ves, equivocaste uno de los últimos dígitos, anda vuelve a marcar para encontrarlo.

En ese momento el chavo guapo ya con la sonrisa más amplia le dice tomando su mano, qué no es este tu celular?, ah, ah, ahhhh, siiii !!!, que super lindo eres, has encontrado mi celular, eres mega magnífico


Y bueno, ya que me has pedido el número de mi cel porque estás interesado,
Llámame...


"Entendamos algo, Lucía en ningún momento se da cuenta del error tremendo que ha cometido, pero, espera ilusionada por algunos pocos meses, digamos aproximadamente seis a que el chico guapo la llame, nunca lo hizo, después de asimilar que nada pasaría con el chico guapo, Lucía conoce a Manolo y entablan una relación de escasos cuatro meses, ahora están en planes de boda para mediados de año y entonces aparece el chico mega guapo, y la invita a salir, ohhh, Lucía se paraliza y dice al chico guapo
"Perdiste tu oportunidad chico guapo, estoy próxima a casarme"
a todo esto y después de tanto he de decir que en aquella ocasión me costó pagar un sustancioso desayuno para Lucía, que chico tan guapo pero leeento, mira que por su culpa he pagado la cuenta del restaurante..."

(Aclaro que es una historia real)
Besitos








26.1.13

Sigo aprendiendo, explorando...

Valorate, eres lo que de tu interior brota
piensa en tu salud
y sé feliz


 Sigo aprendiendo, explorando...
analizando que detrás de una apariencia
hay un corazón que late
un alma que se impregna
que es receptora
que siente


"No debemos criticar, hacer menos a las personas por su apariencia o estilo de vida, somos individuales y por lo mismo, cada uno diferentes, cuidemos nuestra salud, es básico, pero respetemos a las personas y todos los seres vivos, juega, ríe, diviértete  pero no agredas ni ofendas, las palabras puede llevarlas el viento, los hechos se quedan como un dulce o desagradable recuerdo, sé tu misma y no intervengas en la vida de los demás"

Besitos

17.1.13

Y si no hay mañana?



Oscurecía y aún no terminaba el trabajo pendiente, lo había dejado para después y ahora me tocaba hacer lo imposible por acabar, siempre dejo las cosas para el final, no entiendo porque lo hago, aún así ya no tiene remedio, debo entregarlo a primera hora de la mañana.

Después de varias horas y agotar mi cerebro, aparte de casi sacar humo al teclado, sólo falta imprimir, es a color, por la cantidad de imágenes que lleva, nada, no logro hacer que la impresora haga su trabajo, enfadada y sin ganas de perder tiempo, me decido buscar un café internet.

Doy vueltas por la colonia y no encuentro un lugar abierto, me toca manejar unos kilómetros más para buscar el sitio, es muy importante que entregue el trabajo. 

Más de media hora y por fin encuentro uno, estaciono mi auto cerca de la puerta de acceso y tomo la memoria USB, por las prisas me olvido de mi cartera.

Cuando abro la puerta, tengo esa pequeña sensación de peligro, pero no hago caso, ya estoy ahí y necesito imprimir, dirijo mis pasos al mostrador y solicito la ayuda del dependiente, nada, no obtengo respuesta, solo veo sus ojos muy abiertos, vuelvo a insistir y nada, el hombre parece de piedra, no se mueve, no habla y no me hace caso.

Enfadada, exijo hablar con el encargado del lugar, obtengo lo mismo, ni un sólo movimiento del empleado, necesito las impresiones y me decido a controlar el enfado que ya amenaza con explotar, me doy media vuelta y sólo me repito en la mente, calma, calma, no, el enfado ha sido mayor que cualquier razonamiento.

Camino por el lugar buscando al encargado y los veo, hombres armados estaban asaltando el lugar, mi enfado desapareció y el miedo se apoderó de mi, recé en mi mente, recordé a mi familia, a mis seres queridos y me despedí de ellos, sabía que era mi fin, nos pusieron a todos juntos en una pieza y estuvimos demasiado tiempo encerrados, al final y después de haber vaciado casi por completo el lugar y llevarse las identificaciones de cada uno de los que estaban en el lugar, para evitar una denuncia, llegaron a mí, no la llevaba y su enfado hizo que me empujaran, caí al tiempo que uno de ellos toma a la chica del mostrador que empezó a llorar y se la llevan, se marchan tranquilos por la puerta principal, entre sus bromas y sonrisas.

Tiemblo al recordarlo, salí de ahí como pude y abordé mi auto, manejé con tanta prisa que llegué en pocos minutos a la seguridad de mi hogar, lloraba, no por el susto, sí por ella.

"Dejamos las cosas para después y quizás no tengamos un después, pienso en la chica, sé lo que sucederá con ella y me aterra la visión que mi mente me muestra, tengo las manos atadas, qué puedo hacer?, si la misma seguridad está involucrada, sólo llorar y esperar que no me suceda.
Estoy decidida a demostrar mis afectos, a decir los te quiero si los siento, hacer lo que debo en su momento, a llorar si deseo hacerlo, en la época que vivimos, no todos tenemos un mañana y no pienso volver a dejar las cosas para un mañana que quizá no tenga".

9.1.13

Feliz cumple Princesita



Hoy es un momento de dicha
de celebración y de dejar la dieta terrible de inicio de año
comer pastel y festejar con quién queremos
un día como hoy de hace unos poquitos años
nació mi linda amiguita
Princesita, la chica que acompaña mi camino en el blog
una dulce chiquilla que es mi gran amiga

Besos y abrazos para ti Princesita
que tus sueños se vuelvan reales
la ilusión no termine
y los deseos se cumplan

Lo mejor para ti mi Princesita linda

5.1.13

Protagonista de mis sueños



He tenido un sueño
tan perfecto como placentero
en el que habitan cada uno de los sentimientos
el amor que por ti siento
la dulzura de la caricia que espera
la ternura de tu mirada tierna
el palpitar acelerado al esperar un nuevo encuentro
y el sentir extasiado de tus palabras
como susurros callados
que encuentran en mi regazo
la calidez del eco hecho deseo

He tenido un sueño
en el que el protagonista
no eres tú, no soy yo
son mis sentimientos

3.1.13

¿Dónde estás?

 

Odio que me quieras y no lo demuestres.

Para tí puede ser un juego

pero mi corazón ya no aguanta más,

confusión, anhelos, dolor y alguna pequeña alegría...

De repente llegas, dices, hablas,

para luego desaparecer sin más

dejando un silencio que tiene demasiadas palabras...

Princesa Boreal

Cielo oscuro


Sólo quería que el cielo me iluminara
por segundos, por minutos
con destellos que me brindaran
un poco de felicidad
y tristemente me encuentro
herida en mi sensibilidad
y con un dolor profundo
y difícil de eliminar