1.9.12

Perdiendo el reloj del tiempo




Soy Liliana, y aquí me encuentro, dispuesta a mi ejercicio matutino, dos vueltas al bosque corriendo, no soy buena para eso, no me gusta, solo lo hago por ellos, para acompañarlos en su recorrido, hoy fue diferente, un ensimismamiento me hizo perder el reloj del tiempo.

Tratando de sobrellevar lo que veía como un martirio, decidí correr al lado contrario, veía toda clase de personas venir hacía mi encuentro, mi imaginación que es algo traviesa empezó su travesía.

Cada persona, un mundo, parecían envueltos en una aureola, un  hombre mayor, corriendo a paso acelerado, sin avanzar apenas, algo lo diferenciaba del resto, estaba bailando, tan contento con sus audífonos que no paraba de mover el cuerpo.

Una mujer, de menos de cuarenta, con su belleza expuesta, sus ropas tan pequeñas, que a su paso hacía que las miradas masculinas se posaran en sus encantos femeninos, vestía juvenil y su rostro mostraba la satisfacción, se sabía provocativa, se veía que claramente lo disfrutaba.

Un hombre mas, medía casi dos metros, un verdadero gigante, un poco corpulento, se le pasa todo, con ese tamaño, impresionada me dejó, era más ágil que yo, corría tan veloz que hizo de la brisa, algo más intenso que elevó mi cabello, cual ráfaga de viento.

Y por último, otro hombre más, algo de su cabeza llamó mi atención, tenía una especie de orejeras, algo extraño para mi, nunca vi cosa igual, al estar más cerca me pude percatar que eso que llevaba eran unos aparatos para escuchar música, es extraño, te cubre todo, me parecía que eran muy incómodos, al contrario para él, se veía complacido.

La cantidad de personas corriendo, cada uno en su mundo interno  y me vuelve un viejo consejo, en alguna ocasión paseando por la avenida una mujer diferente, con sus ropas ajustadas y un cuerpo algo abultado, mi impresión, no tiene espejos en casa?, como puede salir así?, mi madre que me acompañaba me hizo callar y me dijo: "siempre busca de la punta el otro extremo" porque no piensas que esa mujer tiene mucha seguridad en sí misma, que no está pendiente de lo que los demás digan y que es una mujer digna de respeto, por el simple hecho de serlo.

Aquí estoy, buscando mi auto, llevo cinco vueltas y el tiempo me ha pasado volando, observé a las personas, al igual que ellos hicieron conmigo, la diferencia de antaño, ahora entro un poco en su mundo, sólo lo que me muestran, me han enriquecido la mañana, no hay críticas para nadie, solo mi agradecimiento de que han logrado traer a mi presente un viejo consejo de antaño, lo he aplicado inconscientemente y me siento complacida, si cada uno hacemos lo que nos toca, tendríamos un mejor entorno, disfruta y aprende de lo que se te muestra día a día y que nunca falte el respeto y la tolerancia en tu vida.

Para finalizar te diré, que mis amigos me esperaban con un helado en la mano, "lo has hecho bien" me dijeron,  diste un extra que ya te venía haciendo falta.

12 comentarios:

  1. Una corrida en el parque. Que genial como lo pintas. Haz hecho u cuadro con tus personajes. Nadie faltó incluso yo y perdona si cuando pasé corriendo te despeiné.

    Besos amiguita.

    Me voy de viaje unos días...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una agradable despeinada me has dado amiguito, faltaron muchos, pero con ellos me he sentido satisfecha (de momento).

      Llévate el cariño de la gente en ese viaje que haces, así te ves obligado a regresar pronto

      Besitos mil Daniel Eduardo

      Eliminar
  2. Un buen consejo, y una bonita reflexión final. Todas las personas son dignas de respeto. Siempre ser fiel a uno mismo, sentirse bien e intentar ser feliz sin dejarse influir por comentarios de los demás. ¿Nos vamos juntos a tomar un rico heladito? ;)

    Besitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes Oscar, con tu comentario has traído a mi mente recuerdos de hace unos años, cuando ingresé en la prepa, ten la seguridad de que en breve los leerás por aquí.

      La felicidad no es completa, pero con lo que me llega,me doy por satisfecha y si quiero mas, solo la obligo a pasarse conmigo unos días, (la encierro y no la dejo marchar)

      El helado mi querido Oscar, con gusto lo tomamos juntos

      Besitos

      Eliminar
  3. Me encanta ese paseo y tal cual lo has descrito.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También lo disfruté amiguita, fue muy gratificante.

      Besitos Anna

      Eliminar
  4. Tu madurez y sabiduría siempre me sorprenden.
    Tan joven y sin embargo tan sabia.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te extrañaba amiguito, que me habías dejado abandonada

      A mi me encantan tus comentarios, tan tuyos, que difícilmente se perderían entre miles, se les reconoce a kilómetros, las palabras justas :) me gusta.

      Besitos Toro Salvaje

      Eliminar
  5. Distintas apariencias, distintas vidas y mundos diferentes por descubrir y no es fácil ver detrás de las apariencias externas para saber valorar lo que hay detrás.

    Escribes muy bien. Te lo he dicho?

    Dulces besos y Linda semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es fácil, pero tampoco imposible amiguito

      Me lo has dicho creo recordar.

      Besitos Dulcesito

      Eliminar
  6. A veces es muy difícil narrar la realidad aunque todos fabricamos una historia diaria. Tú lo haces de maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Zeus, de la realidad no podemos cambiar las cosas, pero sí la forma en que la recibimos, gracias

      Besitos

      Eliminar