17.9.12

Atrapado



Me llamo Pedro tengo 25 años, soy el mayor de cinco hermanos. Vivíamos en un barrio obrero de mi ciudad natal, mi padre nunca ha trabajado honradamente, solo se dedicaba a recorrer los bares, gastarse el dinero que no teníamos, emborracharse, dedicarse a sus distracciones y a decirnos continuamente a mi madre y mis hermanos lo inútiles y patéticos que eramos. Mi madre con un pasado de familia de dinero venida a menos se pasaba la vida trabajando en todo lo que podía, desde limpieza , trabajando en el campo y mil cosas más para sacarnos adelante, ella sola se echaba el mundo a cuestas y estaba en todos lados. Trabajando fuera y en casa, siempre la recuerdo con grandes y oscuras ojeras, con esos ojos tristes, muy hermosos a pesar de todo, y esa mirada cariñosa apagada ahora también por el paso de los años y los disgustos.

Antes de los 16 años empecé a buscarme la vida trapicheando y robando, principalmente cobre de las obras en construcción, de donde fuese... entrar a robar comida en los supermercados para mis hermanos también se convirtió en una costumbre. Mi madre no lo aceptaba, intentaba educarnos en sus valores de trabajo y honradez, pero también miraba hacia otro lado en los peores momentos y aceptaba de alguna manera mis actos, es muy duro ver llorar de hambre a tus propios hijos.

El día de mi 18 cumpleaños, años cuatro amigos y yo fuimos atrapados en pleno robo, la suerte se acabó justo el día que cumplía mi mayoría de edad. Me condenaron a dos años de prisión, mis amigos con más recursos que yo pagaron fianzas y abogados, el mio de oficio llegó varios minutos tarde y medio borracho al juzgado. Todos me abandonaron, me quedé solo. La vida para un joven como yo allí encerrado fue muy dura, me reservo los duros detalles, nadie acudió a visitarme ni familia ni amigos, unicamente una visita de mi madre con lagrimas en los ojos en todos esos largos meses.  Hundido, unos días pasaban rápido y otros tremendamente lentos allí encerrado, siempre con miedo, con sufrimiento...

Al salir regresé a casa, conocí a una chica y salimos varias veces juntos. En un descuido, estoy seguro que provocado por ella se quedó embarazada, estando solteros me convenció o mas bien obligó para que fuese su padre el que lo reconociera y le pusiera sus apellidos al niño, así y gracias a eso me fui a vivir con ellos. Todo iba muy mal, su madre y ella no querían que viese a nadie, me apartaron de mi familia y amigos, incluso recurrieron a trucos sucios y mentiras para alejarlos. Poco a poco comencé a quedarme solo, de casa al trabajo y del trabajo a casa, solo para ellas, todo mi sueldo lo administran ellas, que se dedican a descansar, comprar cosas caras y disfrutar de la vida que les ofrece mi "esclavitud".

Decidimos casarnos, pensaba que mejorarían las cosas y cambiaría la paternidad de mi hijo, pero no pasó eso. En la boda nadie acudió de mi familia, ni amigos, solo los suyos. han pasado los años y sigo igual, deseando deshacerme de todo, pero con el miedo de perder lo único que quiero en este mundo, mi hijo. Tengo miedo y dudo de acudir a una justicia que podría separarme de él, ya que legalmente no es hijo mio.

De todos modos me conformo con poder verlo y pasar junto a el todos los días,  ya llegará el día de explicarle , hacerle entender y quizá estar al fin juntos y libres. De momento ahora sigo de nuevo preso, atrapado en un laberinto de dudas e indecisión..

 Intento vivir la vida con una sonrisa a pesar de todo, la que se ilumina cada vez que tengo a mi pequeño entre mis brazos, sé que al final la historia acabará bien y podré ser libre de nuevo en compañía de mi hijo, aun no he perdido la esperanza..


10 comentarios:

  1. El amor por los hijos nos cambia la vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo esa bonita experiencia, pero estoy seguro de ello. :)

      un abrazo.

      Eliminar
  2. De mal en peor.
    El hijo no le salvará.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia es una historia sin final, nunca sabremos que hubiese pasado. Unos nacen con estrella y otros estrellados, mala suerte... Solo puedo decir que su hijo a pesar de todos los problemas le hizo un hombre mejor,y feliz.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Las cosas para que cambien somos nosotros quien debemos hacerlas cambiar, poner un alto cuando se requiera y luchar hasta lograrlo, es triste el relato, mucho mas cuando se ve que hay resignación.

    Besos Oscar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, se rindió ante unas exigencias injustas ante las que debió rebelarse, luchar y buscar una salida digna, pero en ocasiones para juzgar y valorar la situación correctamente hay que estar en la misma situación.

      Dada su experiencia con la justicia, su pasado que no le era favorable ante un enfrentamiento por la custodia, las leyes a veces injustas o parciales... sinceramente creo que al final hizo lo correcto... aunque no se sabía, no le quedaba mucho tiempo, y lo pasó junto a lo que más quería. Nunca se sabe, la vida es extraña :)

      Besos :)

      Eliminar
  4. Desde una mala decisión se desencadenan una serie de situaciones desfavorables, no se cual de todas es peor, solo creo que conformarse y aceptar las cosas no las cambia y a la larga las empeora.

    Buen relato Ikerj, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto Ame, lo malo de cometer un error es que puede llevarnos a otros, y si no se tiene cuidado se puede acabar muy mal. Aceptar y seguir adelante con una mala decisión, con un error...nunca las cambia, las cosas no cambian porque si, hay que atreverse aunque sea dificil y cambiarlas por uno mismo. Sobretodo nunca rendirse ante una mala situación, siempre luchar por salir adelante.

      Gracias Ame. :) Besos.

      Eliminar
  5. Hola Oscar, buenas tardes,
    una gran historia,
    no soy de leer mucho contenido por lo general, pues aflojo en la mitad del texto,
    pero me atrapó tu relato,
    ésta sin dudas es una triste realidad, y muchos casos hay dando vuelta, iguales o similares...
    Excelentemente llevado, felicitaciones.
    un fuerte abrazo
    buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ariel :)

      Gracias por tu amable comentario. Ciertamente hay demasiados casos así, historias tristes, realidades amargas que se acentúan cuando hay hijos por medio, situaciones complicadas y dolorosas para todos.

      Gracias :) Un abrazo muy fuerte, igualmente buen fin de semana! :)

      Eliminar