10.8.12

Tu pequeño gran secreto



Marina a sus 17 años encontró en Gustavo el amor de su vida, él con 25 años, hombre maduro,  le pide formar una familia, tiene una carrera, lleva el negocio que heredó en vida de su padre, nada de qué preocuparse, se casan a los pocos meses y pasa el tiempo, con 19 años lleva una vida tranquila al lado de su esposo y su pequeña niña que tiene unos meses de nacida, Ilse lleva por nombre, para esas fechas y por lo precipitado de su matrimonio y embarazo, su cuerpo ante tal agresión sufrida en pleno desarrollo, no termina de volver a su forma original, con 5 kg extras empieza su pequeño calvario.

Gustavo le hace pequeñas observaciones que hacen mella en Marina, su autoestima ve en descenso, "Tu cintura es más grande que la mía", "Tienes gorditos", "Tu abdomen es abultado, el mío no".

Marina ha seguido estudiando y sus salidas se limitan a nada, entre los estudios,  tareas, el cuidado de su pequeña y la casa, no le queda apenas tiempo, Gustavo en cambio sale de noche continuamente, siempre con un amigo al antro.

En cierta ocasión le llama su madre y le pide visitarla, la familia desea hablar con ella, se quedará a dormir en casa de sus padres y así se lo informa a su esposo, "no te preocupes" fueron sus palabras, yo estaré bien, saldré un rato y luego vengo a dormir, por la noche te llamo.

Ya en casa de sus padres y después de haber atendido a la pequeña Ilse, se dispone a escuchar lo que su familia quiere contarle.

"Marina, tu hermano fue hace un par de días a un antro y ha visto a Gustavo, lo siento hija pero debes saberlo, Gustavo te engaña"

Imposible no creerle a su familia, pero es tan fuerte el impacto que solo les pide la dejen sola, no desea saber más por el momento, decide ir a su casa y enfrentar a su esposo, deja a la pequeña al cuidado de sus padres y se dirige a lo que hasta ese momento sentía su hogar.

Al entrar en su recámara, ve a su esposo en intimidad con otra persona, un hombre, el amigo que le presentó, el que fue padrino de su boda, el que bautizó a su pequeña, el que visita a su marido desde siempre, el que se queda a dormir en su casa en reiteradas ocasiones, un caos es su cabeza, su esposo es homosexual y sabiéndolo se casó con ella, solo por cubrir las apariencias y que sus padres ya dejaran de sospechar, eso le confesó, un divorcio largo, un pelear por la tutela de la menor y el mayor desengaño de su vida es lo que está pasando Marina.

Las preferencias sexuales que tengas son asunto tuyo, lo que no debería suceder es el engaño, en ninguno de sus niveles.

21 comentarios:

  1. El engaño goza de excelente salud y no me refiero exclusivamente al matrimonio sino en cualquier otro tipo de relación, sea social, comercial o del tipo que sea.
    Engaño, mentira, doblez, exageración... están por todas partes.

    Besos.

    Ah, el Cupidito pesado no me deja leer con tranquilidad y molesta bastante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro, pareciera que nos es satisfactorio complicarnos la existencia, con lo lindo que es vivir tranquilos.

      Anda, relajate, que el cupidito esta monísimo y solo se divierte un poquitin, imagina si hubiera puesto un enorme elefante ;).

      Besitos mil Toro Salvaje

      Eliminar
    2. Porque no puedo eliminarlo que si no ya no estaría ahí...

      Eliminar
  2. Duro relato.
    El engaño en un matrimonio no es facil.
    A veces es mejor no saber.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anna

      Sinceramente amiguita, yo prefiero la verdad aunque duela, es mejor que vivir en la mentira

      Besitos y me da mucho gusto tu regreso

      Eliminar
  3. Una triste historia, un engaño por ocultar su condición sin tener en cuenta los sentimientos, ni la vida de esa chica que le quería tanto. Una pena que algunas personas usen algo tan hermoso como el amor para engañar y satisfacer sus propios fines, deseos, o intereses oscuros... Espero que esa joven encuentre al fin la felicidad, y el amor sincero.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El egoísmo Oscar, pero es que hay tanta mentira y situaciones desagradables que ya los vas viendo tan normales y no lo son, es cuando debemos rebobinar y ponernos las pilas, esta mal el pensar así pero, ser mas cuidadosos con todo y para todo, al menos había una pequeña pero importante posibilidad de captar algo que no es correcto.

      Te quiero muchito Oscar, besitos mil Lobito

      Eliminar
  4. Vaya tela!y pensar que estas cosas son de lo más corrientes!!!Porque si ya lo sabía a que narices se tiene que casar???que afronte su sexualidad y punto a quién le guste bien y a quién no tambien,joba, que manía tenemos de preocuparnos del que diran y después vienen los problemas...
    Muy bueno.Un besitooooooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Midala, la grandeza del hombre se mide por sus acciones, tengas moral distraída, homosexual, bisexual, etc., eso es asunto de cada uno, lo importante como bien dices es afrontarlo y caminar con la convicción de que lo que hacemos guste o no es lo que deseamos.

      Besitos mil

      Eliminar
  5. Lamentable que Gustavo solo vio su propia seguridad, sin tomarse el tiempo para reflexionar lo que conlleva un engaño, Marina y su propia hija son los que han llevado la peor parte ya que los divorcion en estas circunstancias siempre van de la mano con el dolor por el engaño.

    Besos linda, muy duro el relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema mi querida Ame, es que aún no termina y como bien dices, el divorcio esta lastimando a estas dos personitas que no tenían que pasar por una situación como ésta.

      Espero que Gustavo recapacite y se de cuenta del daño que hace con sus acciones.

      Eliminar
  6. Realmente, comparto tu opinión final, lo que más duele es el engaño y sentirse utilizada.

    Nadie se merece que jueguen con sus sentimientos.

    Conmovedora historia, que se ha convertido en el fatídico drama de muchas parejas.

    Abrazos alados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana pensamos de la misma manera, besitos

      Eliminar
  7. Bueno. Bueno. No me esperaba esta historia. Espero que Marina pueda encontrar alguien con quien ser feliz. Y como dices aquí no importa la sexualidad de Gustavo. Sino el daño que causo detras de una mentira.

    Concuerdo con Toro Salvaje a ese cupidito le estoy dando con el tira chhinas a riesgo de estropear mi pantalla, y mira que le doy Eh, Pero el sigue volando Jaja

    besos amiguita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina esta luchando por conservar la custodia de su pequeña, creo que de momento necesita arreglar su situación y en un futuro y después de volver a creer, tambien deseo que se encuentre con un hombre excelente en su camino

      Besitos Daniel Eduardo

      Eliminar
  8. La historia me dejó muy sorprendida :O pero son situaciones reales que no deberían pasar...el engaño es lo peor que le puedes hacer a una persona :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, bienvenida y gracias por tu comentario, es importante que no se pierdan los valores.

      Besitos

      Eliminar
  9. Vengo a saludarte y desearte un Feliz Lunes. Sonríe y comienza tu día de una manera positiva!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz semana La Soledad, besitos también para ti

      Eliminar
  10. Relato muy bien logrado, sabes que conozco un par de historias similares
    La reflexion final es casi una sentencia
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lapislazuli, solo es el deseo de que prevalezca la sinceridad, al ver el sufrimiento de Marina, es lo menos que podemos hacer, ser honestos

      Besitos

      Eliminar