2.8.12

Con los ojos del alma



Esta entrada es algo larga, pero vamos que es hermosa la lectura, nutre nuestro interior, así que prepárense, un café o lo que apetezcan y adelante 

                                                              

De vacaciones una semana, me sucedieron cosas buenas desde el inicio y otras no tan buenas que al final terminaron bien, la playa, 30° y una tremenda humedad, estaba tan agotada y solo llevaba dos días ahí, me quejaba de todo y sucedió, un mal paso y mi pierna quedó atrapada en una pequeñita hendidura de una  banca, ocho centímetros, como es posible que mi pierna cupiera ahí?, como pude la saqué, con la idea de que como entró tiene que salir y salió, todo el camino al lado de mamá, quejándome de todo  no veía nada mas, en algún momento un shhh, escucha Vany, así lo hice, activé mis oídos y ponía atención, creía que era un pajarito o el ruido de algún animalito y solo escuchaba la voz de un hombre hablar y aquí empieza la historia de Manuel, un hombre mayor, 54 años y una historia que en mi vida dejó una gran lección.

Porque yo?, porque a mi?, no es justo, siempre me he portado bien, voy a misa los domingos, creo en dios, ayudo a la gente cuando puedo, porque yo?, solo fue un trocito pequeño de pastel y un  poco de refresco, no es justo, lloraba y me auto-compadecía, se acerca un hombre y se sienta a mi lado en la sala del hospital, que te sucede mi amigo, es lo que me preguntó, solo vi en él un hombre en quien podía depositar todos esos kilos de amargura y dolor que me habían acompañado las últimas semanas y lo hice, descargué en ese hombre todos mis miedos y frustración, le hablé de mi problema, una diabetes de diez años y siempre controlada, seguía las reglas, una dieta rigurosa y el medicamento adecuado, el ejercicio indicado y una vida relajada, una sola ocasión me apetecía tomar una porción de pastel y unos sorbitos de refresco y lo hice, en pocos minutos la glucosa se disparó, estuve en coma diabético y logré salvarme pero la vista perdí y los médicos me han dicho que el daño es irreversible, no hay nadie que la haya pasado peor que yo le comenté, el hombre me escuchó atento por horas y sin interrumpirme, cuando tocó el turno de hablar me dijo:

Tenía 20 años y toda la vida por delante, estudiante y el deseo de un cambio y lo hubo, el 68 marcó mi destino, solo dije unas cuantas frases al presidente que no me interesa recordar, siempre con cortesía, así me educó mamá, me encerraron en un hospital para enfermos mentales peligrosos y estuve ahí hasta hace poco, 42 años para ser exacto, el trato que recibí, descargas, mucho dolor, también tortura física y emocional y jamás me vencí, siempre pensé que tendría un mejor porvenir, así sucedió llevo dos años en completa libertad, tal vez porque me vieron viejo, quizá porque alguien se compadeció, no lo se y no pierdo el tiempo en investigar, estoy libre y es lo que deseo recordar, vivo mi vida a mi gusto y no hago daño a nadie, vengo cada semana al hospital para ver a quien puedo ayudar, no guardo rencor a nadie, solo deseo mi vida retomar, sabías que eres diabetico y debías tener un control total y aún así no lo hiciste, no te debes lamentar, vuelve a tu camino y no hagas mas difícil tu situación, que la gente que te rodea también siente tu dolor.

Soy Manuel y por tratar de descargar en otro mis problemas me ha devuelto los pedazos de mi vida en trocitos pequeños, ahora los he recogido y llevado a cuestas, pesan demasiado, es mucho lo que me ha dejado, me levanto y agradezco al hombre que me mostró su alma, le llamo a mi esposa y voy cargando el peso de mis errores, muchas horas de reflexión para tratar de entender el porque yo?, y lo hice, agradezco la vida que llevo, mi salud que ha mejorado notablemente y me resigno a mi ceguera, si dios quiere, algún día ayudado por mi me pondrá en el camino de recuperar la vista, por el momento y muy complacido te digo que  te veo con los ojos del alma y es precioso lo que siento, precibo mas que cuando tenía todos mis sentidos.

Y yo soy Vany To, y me doy cuenta de lo afortunada que soy en la vida tengo salud y la protección de una familia, y la enseñanza que a través de Manuel he recibido de ambos me deja satisfecha, mis vacaciones terminaron bien, muy felíz y descansada volví a casa a retomar mi vida.

3 comentarios:

  1. Una bonita lección de vida y de lucha, nunca hay que recrearse en el dolor, es importante salir adelante en las malas situaciones, por nosotros y por aquellos que están a nuestro lado y nos quieren. disfrutar de las cosas buenas que nos rodean..y aceptar la nueva situación.

    Una persona muy agradable, luchadora y que ve con los ojos del alma, ya quisieran muchos tener esa hermosa visión de la que disfruta Manuel.

    Muchos besos, una muy bonita entrada. :)

    ResponderEliminar
  2. Manuel tiene una fuerza interior asombrosa.
    Ninguna desgracia ha podido con él.
    Merece toda mi admiración.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola ¡¡¡regresé!!
    Me pondré al día poco a poco!
    Bonita entrada
    Un beso

    ResponderEliminar