13.7.12

Tiempo de reflexión

Hoy no hablaré de las cosas que ocurren entre mi grupo de amigos estudiantes y profesionistas, me incluyo entre las historias que he contado, es un día nublado, poco común aquí y logra calmar un poco el acelere continuo en el que me muevo, evoqué un recuerdo que a la fecha me sigue dejando una grata satisfacción, aconsejo un té, café o refresco y ponerse cómodo, es algo largo el texto, aquí la historia.



Hace algunos años, debía incluir una materia, de esas que son de relleno, una por semestre, me parecía una pérdida total de tiempo, pintura, baile y mi tercera opción, valores, las artes nunca han sido de mi agrado así que me decidí por valores.

Pasaron los meses y entre desacuerdos y muchos debates llevaba la materia, el sacerdote que la impartía solo ponía el tema en la mesa y los estudiantes nuestro punto de vista y el debate que generaba, dos horas diarias tratando de fundar nuestro raciocinio.

Una de las últimas clases fue asistir a "La Casa del Migrante", un lugar de refugio para personas que vienen principalmente de Centroamérica, si he de ser sincera, estaba aterrada, no conozco a esas personas y no sé qué costumbres tengan, si son delincuentes o puedan causarte algún daño, mis dudas estaban expuestas, aún así, la cita se dio y para reforzar, la amenaza de un reprobado y volver a cursarlo, otros seis meses no estaba dispuesta a perder.

Con temor y un grupo de compañeros que previamente había seleccionado y advertido que por ningún motivo me dejarían sola, llagamos al lugar, desde el inicio, a cada movimiento que hacían yo estaba atenta y me acercaba un poco más a mis compañeros, al final los tenía tan pegados que ya sentía el calor de la primavera que estaba próxima.

En algún momento, empecé a perder el miedo y escuchar su charla, eran personas sin preparación pero con una cantidad de valores que impresionaba.

Aproximadamente veinte hombres y una mujer, hacían una travesía por demás peligrosa, existen videos y documentales de eso, no ahondaré en ese tema.

 

Es un grupo de personas que se cuidan mutuamente, son conscientes del riesgo que corren y de quienes pueden ser los más vulnerables del equipo y hacen lo imposible por protegerlos y protegerse, llevaban seis meses en la casa, trabajaban y juntaban dinero para el camino, pudiendo haberse ido hacía mucho no lo hicieron, el motivo, había una chica con ellos, el dinero que estaban ahorrando era para el pago de sus agresores en el camino y así cuidar de la integridad de la chica, también recorrer por un lugar mucho más largo y complicado, el motivo era el mismo.

No comprendía, pregunté si conocían a la chica de antes, todos respondieron lo mismo NO, entonces, entiendo que ahora la protejan porque la conocen, pero porque sin conocerla lo hacen?, su respuesta me hizo revalorar la situación de ellos y la propia.

"Amiga, ante todo es una mujer, como nuestra madre y hermanas, es una compañera de viaje que merece ser respetada por nosotros y por el resto, somos vulnerables, más si nos adentramos en esta travesía, por eso trabajamos, para tener dinero y comprar su seguridad a los delincuentes, pero si solo vemos por nosotros mismos, entonces no merece la pena la vida, porque no estamos haciendo algo por nuestro prójimo que como cada uno está luchando por una mejor vida para sí mismo y su familia"

Se había marchado el miedo, salió por la puerta trasera mientras que de frente estaban esas personas con muchos más valores en uno solo de los que he visto en varias personas juntas.

No critico, no juzgo, si valoro y aprecio la lección de vida que me brindaron.

6 comentarios:

  1. Una buena materia, y gran lección de humildad, amistad,lucha,solidaridad y vida.

    En estos tiempos cuando la individualidad y el egoismo cada vez pesan más en nuestra sociedad moderna, estas lecciones vienen mejor que nunca, para no olvidar que lo realmente importante al final es el conjunto.

    La sociedad entera, la justicia social, la protección de los más débiles y desfavorecidos... un mundo mejor para todos, es un mundo mejor para uno mismo y para los que vienen detrás.

    Muy bonita historía, besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Generalmente Oscar, necesitamos conocer a las personas y considerarlas amigos para ayudarles o tratar de hacerlo, ellos hacen su recorrido desde Belize, Guatemala, lugares alejados tambien y se van uniendo en el camino, por el hecho de hacerlo y sin conocerse ya se protegen, sí, es una lección de humanidad.

      Besitos mil Oscar

      Eliminar
    2. Hay momentos en que es una necesidad hacerlo, ese camino es largo y peligroso. En los malos momentos compartidos se forjan las más grandes amistades y las más rapidas.

      Besitos

      Eliminar
  2. Preciosa historia.Deberiamos de reflexionar muchoooo sobre lo que escribiste y pensar que la solidaridad debería de ser algo diario en nuestra vida.
    Mil besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debemos volverlos hábitos Midala.

      De quien piensas que no te aportará nada, te da una gran enseñanza

      Besitos mil amiguita

      Eliminar
  3. Si algo he aprendido es que son las personas pobres las que mas defienden los valores y más se cuidan entre ellos y ¿Sabes por qué? Por que es lo único que tienen y se aferran entre ellos como si no hubiera otra cosa más que esos valores.

    Me gustó mucho que lo cuentes

    Un ramo de besos

    ResponderEliminar