3.7.12

Estudiantes incomprendidos


Siendo estudiante de secundaria, se tomaba por obligación la clase de arte, te gustara o no, siempre se llevaba, siendo sincera jamás me ha gustado dibujar, me aburre un poco, se la técnica y siento que es todo lo que necesito, obvio la maestra no pensaba igual que yo y como toda una mujer responsable se daba a la tarea de siempre tener trabajo para nosotros sus pobres alumnos.

En una ocasión para el mes de Mayo, mamá como siempre me pedía sus cuadros de naturaleza, porqué no pedir solo una fulanita?, no ella deseaba arboles por doquier y riachuelos, cabañas en fin, una verdadera obra completa, me di a la tarea de satisfacer su deseo y así lo hice, al verlo se quedó un poco sorprendida, no diré si fue lo que esperaba o no, ella solo me dio un abrazo y me dijo, es lindo hija, gracias.

Esperábamos en las jardineras sentadas, había un matrimonio al lado con su hija como de 11 años, la madre preocupada decía su esposo, que haremos con el cuadro?, el esposo como todo buen padre, lo cuelgas un tiempo, luego que se olvide lo guardas, no pasa nada, ya sabes cómo es tu hijo, algo olvidadizo.

Mamá sonreía, en algún momento se aproxima corriendo un niño, mami, mami, una señora quiere comprar mi cuadro, la mamá inmediatamente y sin pensarlo le dice, véndelo!, adelante hazlo, el pequeño le dice, no, de ninguna manera, es tuyo, yo no puedo hacer eso, el padre del niño interviene y le dice, pobre señora, mira que la dejarás con las ganas, anda ve y dile que si, tu luego le haces otro a tu madre, el niño no quiso, el decía que el cuadro le pertenecía a su mamá, no valieron los razonamientos, es completita tu ganancia, aprenderás lo que es recibir un pago por un esfuerzo, en fin, todas esas "enseñanzas", nada, todo fue en vano, el pequeño dijo claramente NO a la señora y de inmediato la niña pequeña le dice, yo le vendo el mío!, la señora solo sonríe y dice, me gusta mucho este cuadro, les dejo mi tarjeta por si cambian de parecer, niño el precio no es problema.

Para esos momentos ya mamá estaba que no resistía, se había controlado demasiado y estaba por reír, voltea conmigo y me dice, cuéntame un chiste, anda, por favor, sonrió maliciosamente para que ya no pudiera controlarse y le digo, solo que sea el de pegamento, mamá empieza a reírse y todos entendimos, menos el niño, los padres también reían diciendo, como no logramos convencerlo (siendo sincera, el cuadro del niño estaba tan feo).

Para terminar mamá me dice, muéstrale el tuyo, igual y se anima, sin darme cuenta mi primera reacción fue decirle, NO, es tuyo!, acto seguido me doy cuenta que yo también estaba en la misma situación que el pobre niño.

5 comentarios:

  1. Suele pasar, lo bueno de todo esto es la lección que nos deja :)

    Tienen un pequeño obsequio aguardando por ustedes.

    Besos cich@s

    http://ameny-eleden.blogspot.mx/2012/07/premios-para-compartir.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ame, muy lindo detalle de tu parte ya pasamos por el con mucho gusto

      Besitos mil

      Eliminar
  2. Hola Vany: Te iba a comentar sobre la imposibilidad que tienen los niños de desprenderse de algo que ellos mismo han creado con un determinado fín y me quede mirando un cuadro que cuelga en la pared de un Jesús que realicé hace un par de años y que por mucho que ofertarán no lo vendería...Y me sentí un niño gracias a ti.

    Gracias también por tu comentario en mi blog.

    Abrazos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te ha servido de algo el tema, me doy por satisfecha

      Besos Daniel Eduardo

      Eliminar
  3. A mí tampoco me ha gustado nunca dibujar.
    Y además lo hacía muy mal.
    Peor que ese niño.

    Besos.

    ResponderEliminar