23.7.12

Nuestra luna




Cada noche abrazada a mi almohada
disfruto en calidez de mis recuerdos
sus labios me susurran mil un versos
y enloquezco perdida en su mirada.

Mi corazón se vuelca apasionado
el deseo de tenerle se acelera
en mis sueños le traigo a mi costado
mil caricias y besos nos esperan.

Esta noche de recuerdos le hago mio
y en un dulce susurro con la luna mi amor le envío



18.7.12

El árbol del amor


He oído contar la historia
de un antiguo y majestuoso árbol,
cuyas ramas se extendían hacia el
cielo.
Al llegar la estación de
las flores,
mariposas de todas las formas,
tamaños y colores,
bailaban a su alrededor.
Las aves de países lejanos
se le acercaban y cantaban
cuando florecía y daba frutos.
Las ramas,
como manos extendidas,
bendecían a todos los que acudían a sentarse
bajo su sombra.
Un niñito solía venir a jugar
junto a él
y el gran árbol se encariñó con el pequeño.
El amor entre lo grande y lo pequeño
es posible,
si el grande no es consciente de su grandeza.
El árbol no sabía que era grande,
sólo el hombre es consciente de eso.
La prioridad de lo grande siempre es el ego,
pero para el amor
nadie es grande o pequeño.
El amor abraza a quienquiera que se le acerque.
Así, el árbol comenzó a sentir amor hacia
ese pequeño que solía ir
a jugar cerca de él.
Sus ramas eran altas,
pero las inclinaba hacia el niño,
de modo que pudiera recoger
sus flores y sus frutos.
El amor siempre cede;
el ego nunca esta dispuesto a inclinarse.
Si te acercas al ego, sus
ramas se estirarán aún más hacia lo alto;
se pondrá rígido
para que no puedas alcanzarlo. (Osho)

13.7.12

Tiempo de reflexión

Hoy no hablaré de las cosas que ocurren entre mi grupo de amigos estudiantes y profesionistas, me incluyo entre las historias que he contado, es un día nublado, poco común aquí y logra calmar un poco el acelere continuo en el que me muevo, evoqué un recuerdo que a la fecha me sigue dejando una grata satisfacción, aconsejo un té, café o refresco y ponerse cómodo, es algo largo el texto, aquí la historia.



Hace algunos años, debía incluir una materia, de esas que son de relleno, una por semestre, me parecía una pérdida total de tiempo, pintura, baile y mi tercera opción, valores, las artes nunca han sido de mi agrado así que me decidí por valores.

Pasaron los meses y entre desacuerdos y muchos debates llevaba la materia, el sacerdote que la impartía solo ponía el tema en la mesa y los estudiantes nuestro punto de vista y el debate que generaba, dos horas diarias tratando de fundar nuestro raciocinio.

Una de las últimas clases fue asistir a "La Casa del Migrante", un lugar de refugio para personas que vienen principalmente de Centroamérica, si he de ser sincera, estaba aterrada, no conozco a esas personas y no sé qué costumbres tengan, si son delincuentes o puedan causarte algún daño, mis dudas estaban expuestas, aún así, la cita se dio y para reforzar, la amenaza de un reprobado y volver a cursarlo, otros seis meses no estaba dispuesta a perder.

Con temor y un grupo de compañeros que previamente había seleccionado y advertido que por ningún motivo me dejarían sola, llagamos al lugar, desde el inicio, a cada movimiento que hacían yo estaba atenta y me acercaba un poco más a mis compañeros, al final los tenía tan pegados que ya sentía el calor de la primavera que estaba próxima.

En algún momento, empecé a perder el miedo y escuchar su charla, eran personas sin preparación pero con una cantidad de valores que impresionaba.

Aproximadamente veinte hombres y una mujer, hacían una travesía por demás peligrosa, existen videos y documentales de eso, no ahondaré en ese tema.

 

Es un grupo de personas que se cuidan mutuamente, son conscientes del riesgo que corren y de quienes pueden ser los más vulnerables del equipo y hacen lo imposible por protegerlos y protegerse, llevaban seis meses en la casa, trabajaban y juntaban dinero para el camino, pudiendo haberse ido hacía mucho no lo hicieron, el motivo, había una chica con ellos, el dinero que estaban ahorrando era para el pago de sus agresores en el camino y así cuidar de la integridad de la chica, también recorrer por un lugar mucho más largo y complicado, el motivo era el mismo.

No comprendía, pregunté si conocían a la chica de antes, todos respondieron lo mismo NO, entonces, entiendo que ahora la protejan porque la conocen, pero porque sin conocerla lo hacen?, su respuesta me hizo revalorar la situación de ellos y la propia.

"Amiga, ante todo es una mujer, como nuestra madre y hermanas, es una compañera de viaje que merece ser respetada por nosotros y por el resto, somos vulnerables, más si nos adentramos en esta travesía, por eso trabajamos, para tener dinero y comprar su seguridad a los delincuentes, pero si solo vemos por nosotros mismos, entonces no merece la pena la vida, porque no estamos haciendo algo por nuestro prójimo que como cada uno está luchando por una mejor vida para sí mismo y su familia"

Se había marchado el miedo, salió por la puerta trasera mientras que de frente estaban esas personas con muchos más valores en uno solo de los que he visto en varias personas juntas.

No critico, no juzgo, si valoro y aprecio la lección de vida que me brindaron.

9.7.12

Susurros del corazón



Quiero ser en tu vida
la calidez de un suspiro
la brisa que te envuelve 
y la caricia que te abraza
perderme en  tu mirada 
tan profunda que me atrapa

Y en un dulce susurro
entregarte el corazón
en el más sublime
acto de amor

3.7.12

Estudiantes incomprendidos


Siendo estudiante de secundaria, se tomaba por obligación la clase de arte, te gustara o no, siempre se llevaba, siendo sincera jamás me ha gustado dibujar, me aburre un poco, se la técnica y siento que es todo lo que necesito, obvio la maestra no pensaba igual que yo y como toda una mujer responsable se daba a la tarea de siempre tener trabajo para nosotros sus pobres alumnos.

En una ocasión para el mes de Mayo, mamá como siempre me pedía sus cuadros de naturaleza, porqué no pedir solo una fulanita?, no ella deseaba arboles por doquier y riachuelos, cabañas en fin, una verdadera obra completa, me di a la tarea de satisfacer su deseo y así lo hice, al verlo se quedó un poco sorprendida, no diré si fue lo que esperaba o no, ella solo me dio un abrazo y me dijo, es lindo hija, gracias.

Esperábamos en las jardineras sentadas, había un matrimonio al lado con su hija como de 11 años, la madre preocupada decía su esposo, que haremos con el cuadro?, el esposo como todo buen padre, lo cuelgas un tiempo, luego que se olvide lo guardas, no pasa nada, ya sabes cómo es tu hijo, algo olvidadizo.

Mamá sonreía, en algún momento se aproxima corriendo un niño, mami, mami, una señora quiere comprar mi cuadro, la mamá inmediatamente y sin pensarlo le dice, véndelo!, adelante hazlo, el pequeño le dice, no, de ninguna manera, es tuyo, yo no puedo hacer eso, el padre del niño interviene y le dice, pobre señora, mira que la dejarás con las ganas, anda ve y dile que si, tu luego le haces otro a tu madre, el niño no quiso, el decía que el cuadro le pertenecía a su mamá, no valieron los razonamientos, es completita tu ganancia, aprenderás lo que es recibir un pago por un esfuerzo, en fin, todas esas "enseñanzas", nada, todo fue en vano, el pequeño dijo claramente NO a la señora y de inmediato la niña pequeña le dice, yo le vendo el mío!, la señora solo sonríe y dice, me gusta mucho este cuadro, les dejo mi tarjeta por si cambian de parecer, niño el precio no es problema.

Para esos momentos ya mamá estaba que no resistía, se había controlado demasiado y estaba por reír, voltea conmigo y me dice, cuéntame un chiste, anda, por favor, sonrió maliciosamente para que ya no pudiera controlarse y le digo, solo que sea el de pegamento, mamá empieza a reírse y todos entendimos, menos el niño, los padres también reían diciendo, como no logramos convencerlo (siendo sincera, el cuadro del niño estaba tan feo).

Para terminar mamá me dice, muéstrale el tuyo, igual y se anima, sin darme cuenta mi primera reacción fue decirle, NO, es tuyo!, acto seguido me doy cuenta que yo también estaba en la misma situación que el pobre niño.